Espartano; ¿quieres qué hable de algo?

lunes, 10 de julio de 2017

¿ADIPOCITOS?


¿Cómo funciona la regulación del tejido graso? (aquí)
¿Cómo se alimentan tus células grasas? (aquí)

Ya sabemos que los alimentos son mucho más que calorías, que nuestra energía y la termodinámica y todo esto que nos repiten hasta la extenuación. Déficit de información y exceso de arrogancia.

Las células adiposas (adipocitos)

Quien tenga interés en ir más allá en los libros de Gary Taubes hay reseñas y reminiscencias realmente válidas, pero voy a intentar explicarlo claramente, tus adipocitos ACUMULAN o LIBERAN calorías sólo cuando "reciben la instrucción de hacerlo"

El controlador es la INSULINA , mucha insulina hace que acumules grasa, mientras que niveles estables hace que no la acumules. Sencillo y práctico.
Comer en exceso no engorda, el proceso de engordar hace que comamos en exceso


El HAMBRE y el hecho de "COMER MUCHO" es la consecuencia y no la causa. Cuando los adipocitos acumulan grasa es porque anteriormente ha pasado algo en ésta persona, la señal del cerebro está distorsionada, y la persona siempre tiene hambre porque le llega una señal de inanición (metabolismo lento). 

Reducir las cantidades de alimento evita que se aumente de peso TEMPORALMENTE, pero aumenta el apetito y hace que el METABOLISMO se haga más lento (aquí)

¿Cuál es el problema?

Pues creo que muchos ya lo sabéis sustancias comestibles a los que no estamos adaptados (pan, cereales, galletas, patatas fritas, caramelos, azúcar...) lo que vienen siendo los carbohidratos que no provienen de verduras y en menor medidas de frutas. 

Cualquier elemento que contenga cereales refinados o harinas, eleva los niveles de insulina una barbaridad y se programa a los adipocitos para acumular grasa

Aparte de los carbohidratos hay factores determinante como son ESTRÉS y la FALTA de SUEÑO, obligan a los adipocitos a almacenar grasa. Usan ese combustible para alimentar a los adipocitos y no para nuestro organismo. Fijaos en la diferencia eh.

Reprograma a tus ADIPOCITOS

Y a tu CEREBRO, bueno ya sabes que el problema no es el exceso calórico de tu DIETA. El problema es que hay muchas calorías que se están comiendo tus adipocitos y muy pocas en tu torrente sanguíneo para ser usado, para nuestras necesidades inmediatas. Por eso el cerebro manda señales de hambre, y darte un chute de azúcar solo es un parche para la próxima hora. Por eso tienes hambre. Tener hambre es un indicador de que algo va mal.

Los carbohidratos estimulan a las células adiposas que COMEN y COMEN. Comen muchísimo, y el resto del cuerpo pasa hambre. Los adipocitos siembran el caos en tu metabolismo. Y si se te ocurre reducir calorías, será otro parche momentáneo, esto sólo empeorará las cosas, no es una cuestión de gula, de pereza o de falta de voluntad. Es una cuestión biológica. De tus órganos. De hormonas y de neurotransmisores. Vamos a salvar a tu microbiota.

La restricción calórica es un método que no funciona

Al final te darás un atracón, y nadie quiere esto. La restricción calórica es un método que no funciona. Y como sigas haciendo una restricción, las células adiposas (adipocitos) van a seguir comiendo, y llegará un punto que tu cuerpo saque la energía de tus propios órganos, y esto es HOLA ENFERMEDAD AUTOINMUNE.

¿Os dais cuenta, todo el cuerpo está en una constante regulación?
La solución para reprogramas tus adipocitos 

Empezar a entender que no eres un horno y que te fijes en ALIMENTOS (carne, pescado, marisco, huevos, verdura y frutas). Una vez comprendes el mecanismo de tu organismo, empieza por comer cuando tengas hambre pero ALIMENTOS REALES, y hasta que te quedes satisfecho.

Baja tus niveles de insulina, y tus niveles de inflamación, para que no seas crónico, que viene a ser lo que os he contado antes y por último céntrate en entrenar fuerza y en disfrutar de los entrenos.

"Si hacemos todo por SENTIR PLACER a corto plazo derivan en PROBLEMAS en largo plazo así funciona las adicciones, y la adicción es la comida también lo es"

4 comentarios:

Willy dijo...

Buenas! Primero, felicidades por tu blog, soy diabético desde hace 22 años y entrenador titulado desde hace 15 y se un poco de todo el tema de nutrición, y he de decir que pocos blogs he encontrado donde hablen más claro y con más fundamento que el tuyo. Sólo echo en falta una cuenta de Twitter para poder interactuar, que creo que no tienes jajaja

Dicho esto, hace unos meses descubrí la dieta cetogénica y ha hecho maravillas en mi diabetes. He perdido un poco más de peso (había perdido 35kgs y empezaba a recuperar) y sobretodo, mi glicada y mis glucemias ahora son casi de manual.

El tema es que, sin buscarlo, me encuentro en que actualmente estoy comiendo una dueta hipocalorica, sin restricción de cantidades, mucho pollo, huevos, endalada, y obviamente nada de hidratos procesados ni cosas dulces. Es eso un problema?

Gracias y sigue así!

Anónimo dijo...

A mí me gusta la idea de que los adipocitos "comen" y el resto del cuerpo se tiene que apañar con lo que queda. Correcta o no, sirve para poner en la picota la falsa causalidad establecida por la pseudociencia del balance energético. Me refiero a la idea de que si comes "más de la cuenta", lo que sobra se almacena como grasa corporal. No es eso lo que dicen ni la fisiología ni las leyes de la física.

Leónidas dijo...

Tardes buenas Willy, muchas gracias por tus palabras, tengo una cuenta en instagram, pero twitter ya sería demasiado, hay muchos libros que devorar, joder, y es una plataforma donde está toda la pseudociencia metida a saco. Es increíble, joder. ¿Dieta hipocalórica? ¿Qué cantidades de cada alimento? Tendría que saber mucho más para darte un punto de vista

Leónidas dijo...

Tardes buenas Vicente. Ahí lo tienes no recuerdo bien, donde lo leí (a lo mejor fue en tu blog), pero cuando algunos "cuentan las calorías de determinados alimentos o per se, se meten en una calculadora de calorías para calcular su gasto basal, pues sólo lo sabes antes de metérselo en la boca, no saben nada más. Y ahí Gary Taubes si que lo clava cuando pone el ejemplo de 20 calorías que me hace tantísima gracia, pero claro es un mito cultural que todo el mundo cree, porque quiere creer y así poder comer galletas digestive para desayunar. ¡Ay dios mios!