Buscador

Archivo del blog

lunes, julio 31

NO TE BURLES


He creado una sección que se va a llamar BASTA. Ahí intentaré meter todos los prejuicios que se tienen contra las personas que están enfrentando su problema con la obesidad, y el mensaje es totalmente nefasto, y hay demasiada burla por las calles al respecto y no tienen ni idea por lo que ha pasado la persona, pero ni la más remota idea. Hoy voy a hacer un pequeño testimonio

No te burles. No conoces su historia. No sabes por lo que ha pasado. Ni sabes lo que se le pasa por la cabeza.

Anónimo en el colegio

Anónimo de pequeño en el colegio con 10 años siempre había seguido un 'estilo de vida' que sus PADRES creían que era sano con la mejor de sus intenciones. Comía hidratos porque eran la gasolina del cuerpo, y desayunaba bocadillos de jamón serrano y queso.  Sus padres le decían que estaba gracioso porque tenía un ligero sobrepeso.

Las "grasas" los fines de semana, porque claro tenían 9 kcal, y engordaba mucho. Y sin decir el colesterol. Lo llaman ambiente obesogénico yo lo llamo ambiente de las mentiras.
A veces su madre si se portaba bien o sacaba buenas notas le compraba napolitanas para desayunar o el fin de semana iba al Burguer King, por ser un niño bueno. Le hicieron ver la comida como un PREMIO.


Anónimo en la adolescencia

Anónimo ya con cerca de 14 años  pesaba 10-12 kg más que sus compañeros, siempre estaba cansado y se encontraba mal, se inventaba excusas para no hacer deporte porque le avergonzaba el hecho de no poder hacer lo mismos que sus compañeros y de ser el último al que elegían. En clase ya habían empezado las burlas hacia su persona. Todo el mundo le llamaba gordito, y la verdad él ya estaba cansado de encontrarse así, y de ver cómo la profesora regañaba a los compañeros, pero no se contenía la risa

Anónimo en la universidad

Anónimo había pegado el estirón que sus padres siempre le habían dicho, ya tenía 18 años pero estaba en 1,80 y un porcentaje graso del 33 % y los 10 kg ya estaban cerca de ser 20 kg. Todos sus amigos estaban empezando a salir con chicas, y él no era capaz ni de hablar con ellas. 

Un día quiso hacer dieta. Y empezó una dieta de 1000 kcal, en la que comía menos y corría muchísimo, porque ya estaba cansado de ser el gordito de la clase, y de no poder hacer lo que él quería, quería confianza y sentirse bien. Pasaba muchísima hambre, hasta el punto de no poder dormir por las noches de ansiedad.Estuvo meses intentándolo, pero iba bien al principio, y luego se moría de ansiedad o empezaba a encontrarse muy mal, y se daba el efecto rebote

Y necesitaba energía para estudiar en la universidad, y optó por dejar esa dieta, necesitaba estudiar, y su desesperación y frustración, hicieron que volviese a las andadas, para al menos poder estudiar. Tenía que prepararse.

Anónimo se apunta al gimnasio

Él lloraba por las noches, hasta que un día se cuadra los horarios y decide ir al gimnasio y volver a una dieta hipocalórica más cardio, porque no encontraba la solución para su problema, siempre había comido lo que le habían dicho sus padres, ahora su dietista, pero por un momento se hace responsable e intenta hacerlo a su manera.

Los primeros meses de gimnasio empieza a ver como va bajando de peso, pero a partir del mes 3, se da cuenta que cada vez tiene que comer menos y hacer más cardio. Y le vuelve a pasar lo de siempre, se estanca y no sabe el motivo pero vuelve a ir poco a poco subiendo de peso (grasa) Efecto rebote (x2). Pasa el tiempo y todo lo que había perdido lo logra recuperando incluso un poco más. Se está volviendo loco, y no sabe qué hacer, ya tiene obesidad severa. Y no sabe por donde tirar. 

Lo tira todo por la borda y paga toda esa frustración abusando del azúcar y del alcohol. Se ha renido, no puede más debido a las malas recomendaciones y aún de llorar a menudo por las noches. Logra resignarse y echarle un par. Pero lo que más le duele es ver a personas que se burlan de él sin saber por todo lo que ha pasado, y él simplemente no hace nada. Deberíamos empatizar con las personas que tienen estos tipos de problemas metabólicos y no saben por donde tirar.

La sociedad del 'sabelotodo'

No se trata de voluntad ni de esfuerzo, se trata que las indicaciones que les dan son malísimas, y burlarse no les va a ayudar, simplemente hará que se sientan peor y su problema vaya a más. La verdad es que el mundo en el que vivimos deja mucho de desear, la ignorancia es muy atrevida, pero nunca sabré que ganará una persona riéndose de una persona.

Las personas los señalan, y los acusan de culpables. Si no pueden seguir un método un montón de personas, no va a ser problemas de las personas sino del MÉTODO. Si cada año las personas tienen más problemas metabólicos. No va a ser una epidemia de vagos y glotones, simplemente eso es la consecuencia de llevar una dieta repleta de almidones y azúcares.

Lo que no te gusta que te hagan no se lo hagas a los demás, hoy sabes dónde te encuentras, pero mañana no. Y me despido con un "si te crees que tu cuerpo dice todo de ti estás en una posición muy triste en la vida"

2 comentarios:

Pablo Marea dijo...

Leonidas, me encantaría que empezases a escribir articulos sobre entrenamiento! Se que la alimentación es clave para la salud y para la avtividad física, pero me gustaría leerte más hablar sobre entrenamiento y metodos de entrenamiento, actividad fisica, ejercicios, rutinas... Que aqui todos queremos un cuerpo espartano, joder.

Leónidas dijo...

Días buenos Pablo,

Tengo mucha batallas con el tema de alimentación, el tema de rutinas no lo suelo tocar, lo primero es la base que son los alimentos, lo que si que puedo decirte "muy, muy, muy por encima" que te centres en básicos, pero que entrenes el movimiento y no el mover peso. Eso sí

Saludos, joder