Espartano; ¿quieres qué hable de algo?

jueves, 6 de julio de 2017

EL POST DE LA LEPTINA


En 1994 se descubrió una hormona llamada LEPTINA. Ésta hormona está muy relacionada con la INSULINA, y de forma directa con la ghrelina (niveles altos tienes hambre. Me centro, ésta hormona está muy relacionada con nuestro sistema hormonal, con nuestro sueños-vigilia y con casi todos los mecanismos de nuestro cuerpo. Así, es por eso te hablaba antes de la INSULINA.

La leptina y la insulina modulan las funciones del hipotálamo. Muchas tomas de decisiones de tu estructura interna tienen mucho que ver por la sensibilidad (bueno) o la resistencia (malo) que tengas con este tipo de hormonas. Te puede dar HAMBRE o te puede dar ganas de tener SEXO. Así de importante es la regulación de : la leptina.

La leptina y el tejido adiposo

La función de la leptina en nuestro cuerpo es complejo, el sistema endocrino es complejo y hay muchas interacciones entre muchos elementos de nuestro organismo, pero te quiero explicar lo más importante para conseguir reprogramar tu circuito de recompensa, tener tu leptina con un funcionamiento óptimo, tus niveles de insulina adecuados y así lograr no tener hambre nunca más.

La LEPTINA está vinculada con emociones, reacciones metabólicas y hormonales. Tiene un efecto más que poderoso en nuestra conducta. Los niveles óptimos de leptina evitan enfermedades degenerativas, y fomentan nuestra calidad de vida y longevidad. Y esto nos gusta. Cuanto más sensible seamos a la leptina mejor


La leptina y la tiroides

La leptina tiene un control total sobre la tiroides en el metabolismo , y esto consigue que lo regule. Imaginaos la importancia de lo que os estoy diciendo. La leptina decide si tienes hambre o almacenas grasas en el tejido adiposo, o prefiere usarla como combustible y quemarla. Puede producir una inflamación o incluso modula a tu sistema nervioso. 

Si alguna parte del sistema hormonal falla, incluida las hormonas suprarrenales o las hormonas sexuales, no se puede resolver si la leptina no está en niveles adecuados. Ojo. Ojo. Ojo. La leptina sabe tanto como la insulina.

Cuando tu estómago está lleno las células grasas liberan leptina que le mandan una SEÑAL a tu cerebro y así logras dejar de comer, ya no tienes hambre, es el freno del cuerpo, imagínate si eres resistente a la leptina siempre tendrás hambre, no le llega la señal a tu cerebro. Esto es una catástrofe. E imagínate si también eres resistente a la insulina. Pues más de lo mismo.

La leptina y el sueño

Quienes descienden los niveles de leptina tienen más apetito,  y tienen un impacto hedónico a favor de almidones y azúcares. La falta de sueño. Es muy importante descansar bien y tener un horario estricto. 

La leptina y la resistencia a la insulina

Ellas mandan así de simple, y se ven influidas negativamente por el consumo desmesurado de hidratos, un día y otro, así hasta que el funcionamiento de las hormonas se rompen. O no les llega la señal a los receptores de las células. O las células betas del páncreas quedan bajo mínimos. Como queráis. Eso se llama resistencia a la insulina.

Si no eres capaz de controlar tu apetito y siempre tienes hambre, tienes riesgo de comer alimentos pobres nutricionalmentem y aumenta el riesgo de trastornos neurológicos, hormonales e inmunes. Los niveles altos de triglicéridos derivan en resistencia a la leptina

Todo pasa por comer alimentos adaptados a tu genoma. Y vigilar como está el funcionamiento de tu microbiota.

Resistencia a la leptina

Si llevas una dieta alta en hidratos y duermes mal. Chan, chan, chan eres resistente a la leptina:
  • tener sobrepeso
  • crear vinculos con la comida y sólo pensar en comer pan
  • sentirse siempre cansado tras una ingesta postprandial 
  • sentir hambre al fallo desde que te levantas
  • tener unos triglicéridos de más de 100
  • tener osteoporosis
  • tener la tensión arterial alta
  • querer azúcar y estimulantes. Cosas malas. Muy malas.
  • Michelines en cintura y cadera
La ghrelina

Como anticipaba se anteponen, la ghrelina se secreta en el estómago, y manda mensajes al cerebro de que debes acudir a la nevera, y comer, y comer y volver a comer. Las tentaciones y el incremento de cintura. Cuando las hormonas del apetito no están reguladas es porque estás llevando una mala alimentación, estresado y no duermes como deberías. Es un círculo vicioso que acaba ganando grasa.

[Fuentes]
David Perlmutter- Cerebro de pan

2 comentarios:

Pepita la pistolera dijo...

Y qué se puede hacer para mejorar la resistencia a la leptina y volverse sensible?

joderconLeonidas dijo...

Tardes buenas, pues siguiendo una dieta de COMIDA DE HUMANO. En mi https://www.instagram.com/joderconleonidas/ hablo de ello.