Espartano; ¿quieres qué hable de algo?

jueves, 20 de julio de 2017

EL POST DE LOS PROBIÓTICOS


Hasta que las neveras no aparecieron nadie podía almacenar la verdura durante semanas o congelarlas. Entonces los alimentos no caducaban, porque uno comía fruta y verdura de temporada.
Por eso se hizo un proceso de conversación llamado FERMENTACIÓN (verdura, frutas y lácteos)

No soy muy amante de las frutas y de los lácteos. Ya lo sabéis, pero si la mucosa intestinal está dañada lo importante es repoblarla y hay alternativas que llegado el momento puede ser muy importante para repoblar y superar la permeabilidad intestinal. Antes de que vaya a más la enfermedad y derive en una enfermedad autoinmune más seria. Está claro que desde aquí recomiendo la verdura fermentada, pero hay que estudiar el caso, estar atento y saber cuando es recomendable introducir cualquier tipo de alimento.

Dietas tradicionales y la fermentación

Cuando estudiamos dietas tradicionales vemos que las culturas fermentan sus alimentos (lácteos, verduras, frutas, carne y pescado), por ejemplo si la verdura de temporada era la col por su etapa de septiembre, pues se comía durante 2 meses, y durante el resto del año comían col fermentada, era una manera de conservar y de aprovecharse de sus billones de bacterias beneficiosas.

CHUCRUT

Para hacerlo, solo hay que cortar la col, pepino y meterla en un tarro de cristal con agua y sal marina sin cerrar de todo la tapa, de modo que durante 3-10 días estará a temperatura ambiente y puede escapar un poco de aire. 

Los LACTOBACILOS son unas bacterias que se alimentan del azúcar natural que contiene la col,  y la transforman en ácido láctico (conservante natural) y da a los alimentos fermentados (kéfir, yogur o chucrut) este sabor amargo.

La fermentación sube la densidad nutricional respecto a vitaminas del grupo B, y vitamina C (x20). Además que aumenta, y multiplica las bacterias beneficiosas para repoblar a tus bacterias buenas que deben ser del 85% y no del 15% de esos patógenos. 

Queremos este equilibrio, y que levaduras, mohos, u otros tipos de organismos no aprovechen la ocasión. Queremos darles de comer a los buenos que son los que ayudarán a nuestro sistema inmune, y a nuestro epitelio intestinal a recuperar la mucosa intestinal. Y así poder volver a absorber los nutrientes y a no tener déficit de vitaminas y minerales. Hay que cerrar el paso a la linfa de las sustancias tóxicas. La fermentación también consigue que se absorban mejor los nutrientes
KÉFIR

Otras culturas lo han recetado por allá por Asia y por Europa. Se trata de una bebida fermentada con leche de vaca, cabra u oveja. A ver, os recomendaría que si consumís sea el de cabra y oveja. Con las vacas no me llevo muy bien, y la alimentación que reciben considero que no es la apropiada, bajo mi opinión totalmente subjetiva porque para eso soy sujeto y no objeto, me decantaría por cabra u oveja, y estando siempre muy atento de lo que el animal está comiendo. Si los lácteos te dan problemas (cosa más que probable), prueba el kéfir de leche de coco. Tiene una diversidad de 10 y 34 cepas bacterianas distintas. 

Los alimentos orgánicos son más caros, elige pagarle al agricultor o luego al farmaceútico.

YOGUR

Otro lácteo, siempre ha sido recomendado por su alto contenido en bacterias, para reforzar el ecosistema intestinal y reforzar el sistema inmune (lactobacilos y bifidobacterias). Hay que saber qué yogur compramos y qué yogur es. Estos alimentos probióticos siempre los recomiendo una vez la alimentación es la adecuada. 

Lo que te quiero decir que si tu alimentación al completo no es la adecuada ya puedes comer yogur, kéfir y chucrut al fallo que no va a servir de nada, esto quiero dejarlo muy claro antes de proseguir a dar más indicaciones para mejorar tu salud intestinal.

KIMCHI

Es muy parecido al chucrut, se trata de mezclar col china con zanahoria, ajo, jengibre, cebolla, sal marina, guindilla, pimientos rojos y caldo de pescado. Una vez mezclado se deja fermentar 3-14 días. Ojo que es muy picante, tiene un elevado retinol, grupo b y acido ascórbivo, y lactobacilos.
(...)

El tema de la tierra

El contacto con los ANIMALES y con la TIERRA siempre nos ha venido genial para proteger nuestra microbiota y tener una diversidad variada de bacterias en nuestro tracto intestinal, últimamente la sociedad quiere desinfectarlo todo y ya no estamos en ese pleno contacto de la naturaleza que antes si podíamos estar, y me gustaría hacer un pequeño inciso porque me ha parecido interesante. Comer tierra (arcilla de bentonita) Ahí os lo dejo buscar al respecto, a ver qué os parece.


[Fuentes]

El síndrome del intestino y la psicología -Natasha Campbell
Todo está en tu digestión- Dr. Josh Axe



No hay comentarios: