Espartano; ¿quieres qué hable de algo?

martes, 26 de septiembre de 2017

¿QUIRÓFANO?

Tardes buenas, pasar por quirófano no debería ser nunca la solución para personas que quieren disminuir su grasa corporal. Sé que a la sociedad le gusta mucho pensar que pueden comer pan y galletas, y que luego  las pastillas, los suplementos, y las operaciones pueden evitar todos nuestros problemas metabólicos y endocrinos, pero esto no funciona así. Si vas a a operarte, y luego vas a seguir haciendo lo mismo, no tiene sentido, y  es muy peligroso. Puedes morir. Así de simple.
Aunque bueno hay personas que por comer gluten se meten anquilostomas por el recto. Aquí podríamos introducir el dicho "la operación ha sido un éxito, pero el paciente ha resultado estar muerto". Pues eso.

Lo primero es la alimentación

Lo primero es APRENDER a comer, y se requiere de querer cambiar. Si pensáis en una "Cirugía bariátrica" que es uno de los "tratamientos" contra la obesidad donde cada vez hay más personas interesadas que consiste en una reducción de estómago, y luego "ya veremos" cómo reacciona la persona y cómo se encuentra. Desde mi experiencia he pasado por quirófano un par de veces, digamos que eran  operaciones sencillas, y en una me quedé en coma unos segundos. Así que muchísimo cuidado. Siempre hay riesgo.
"El quirófano no es ninguna broma, y no es un lugar donde puedes ir una vez año para evitar tu alimentación en azúcares y almidones.,Una vez que entras en él siempre hay riesgo, es lo último que debería pasar por la cabeza a una persona, a no ser que sea un problema crónico donde hay poco que hacer ya"


Estamos en pañales 
Respecto a la microbiota, aún estamos a un mundo de saber lo qué realmente sucede, lo que si que os puedo asegurar que nada tiene que ver con las calorías. Es un mundo complejo, y dónde aún hay mucho que descubrir. A ver si poco a poco se va sabiendo algo, pero qué sea de verdad.

Aún siendo una persona que lleva meses alimentándose de forma adaptada al ser humano, me replantearía muchísimo el hecho de pasar por quirófano, pero claro es la opinión de alguien que casi se queda en el sitio por un error en el diagnóstico, y luego por un error en la mesa de operaciones. Y para los curiosos, un iluminado me dijo que una apendicitis, era un dolor de barriga, y luego tuve que ser operado  primero de apendicitis, y a los días, de urgencias de una peritonitis porque se dejaron la gasa dentro. Parece de coña, pero es lo que pasó.

[Fuente]

1 comentario:

Saturnino dijo...

Joder pajarito, Cuando te dicen que puedes comer de todo con moderacion, incluso azúcar, porque lo que cuenta son las calorias, que las grasas son malas, que la cetosis es venenosa, que las proteínas dañan los riñones, que el pan es bueno porque te da energia y el cerebro necesita glucosa y que la paleodieta es pseudociencias porque "cómo vas a saber más que el experto"... Y luego el experto te deja una gasa adentro en tu operación