Buscador

Archivo del blog

lunes, noviembre 13

ESTIGMA DE LA OBESIDAD


Tardes buenas, hace tiempo que no redacto artículos de opinión, y creo que ya va siendo horas de explicar la diferencia entre el ORIGEN y la CAUSA. Os pongo los enlaces donde suelo escribir artículos. En la categoría de:
Culpar a la persona que está engordando
Esto ha pasado durante décadas se cree que la persona que padece una ENFERMEDAD METABÓLICA tiene la elección de dejar de tenerla, y las recomendaciones que le suelen mandar es 50% en hidratos de carbonos, y una restricción calórica que durante el tiempo es insostenible, y provoca que esa enfermedad metabólica, vaya a más, y pueda surgir otra anomalía en otro órgano.

De vez en cuando os hablo de la regulación del tejido graso y los valores de la insulina, porque ahí está el verdadero problema. En saber cómo quemar el combustible del tejido graso y en bajar los valores de la insulina para no promover la acumulación de grasa.

No somos números
Solo puedes controlar lo que te echas a la boca, luego el resto de procesos que se lleven a cabo en tu organismo depende del estado de los demás órganos. Voy a poner el ejemplo del INTESTINO. Imagínate que sufres "permeabilidad intestinal", si la padeces, tu mucosa intestinal estará agujereada, y sustancias tóxicas irán a la sangre con lo que se alimentarán al resto del cuerpo.

El problema es que si tu intestino funciona mal, seguramente tengas unos valores altos de insulina, por comer sustancias comestibles un largo período, y si repites un estímulo al que no estás adaptado durante mucho tiempo, llegarás a los 25 años, y tu sensibilidad a la insulina cambiará, y tu cuerpo se pondrá en modo acumular grasa.
"Hasta el trocito más pequeño de pan, te va a engordar un montón, porque tus adipocitos solo están en modo comer, y el resto del cuerpo pasa hambre. Date cuenta de esto. Y ya sin entrar a valorar el mecanismo de LEPTINA y el CORTISOL de la persona"


La humillación no es el camino 
La persona que padece OBESIDAD, ya sabe que la padece, y no necesita ni que se lo digas, ni que vayas de arrogante dándole soluciones inútiles, y no me cansaré de decírtelo, la persona no engorda por no tener ganas de moverse, no tiene ganas de moverse porque está engordando, porque las harinas, los cereales y diversas sustancias comestibles no te dan energía, y te hacen sentir casado y pesado.

Así que antes de burlarte, reírte, y pensar que tienes la solución, te tienes que dar cuenta que eres parte del problema. Y me refiero al hecho de humillarlo o de tratarlo mal, pensando que así vas a conseguir mucho. Lo único que se consigue es que la persona tire la toalla, y no me extraña porque cada vez que sigue un plan es a corto plazo, se muere de hambre, y yo me muero del asco cada vez que hablan de calorías para evitar la obesidad, y nunca se habla del tejido graso. Y lo peor es que todo el esfuerzo va en una dirección incorrecta, y a los meses hay un EFECTO REBOTE brutal y una predisposición aumentada en que engorde más en un futuro. ¡Madre de dios!

Francamente es una vergüenza.

¿Qué significa "estigma"?

"El origen del término estigma viene de un “rasgo corporal que delata algo inusual o malo en la moral de un individuo”. El estigma era quemado o cortado en la piel para identificar a su poseedor como un esclavo, un traidor o un criminal. En la actualidad, el término hace referencia a una característica de una persona que se interpreta como algo que la desacredita . Estigma y sesgo por obesidad (weight-bias) vienen a ser el mismo concepto: el sesgo por obesidad sería la inclinación a realizar juicios al carácter de una persona en base a su peso corporal, mientras que el estigma serían las acciones negativas relacionadas con el peso corporal hacia una persona obesa o con sobrepeso" @novuelvoaengordar

[Fuentes]

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Leónidas,

es de agradecer que te ocupes tanto del factor humano.

No conozco ninguna campaña de concienciación que haya ayudado a corregir ningún problema de peso, y sin embargo, estas campañas hacen la labor para la que están diseñadas: dirigen la atención hacia el peso corporal de las personas y refuerzan el mensaje de que sabemos lo que tenemos que hacer para adelgazar pero no lo hacemos. Se refuerza el mensaje de que el método que venden las/los nutricionistas funciona y falla la persona. Un éxito comercial, un desastre humano.

Ningún beneficio demostrado y clarísimo efecto contra la persona que sufre de exceso de peso. Pero las/los nutricionistas se comportan como si tuvieran derecho a estar dirigiendo constantemente, incesantemente, la atención hacia el peso de las personas. Sólo ven el dinero y les importa bien poco la persona. Si no tienen autocontrol debería existir alguna ley que les parase los pies impidiendo sus destructivas técnicas comerciales.

Como dices en la entrada, la atención hay que centrarla en lo que sí controlamos, que es la alimentación. Y dejar de asumir que una persona con exceso de peso es un/a idiota que no se ha dado cuenta de que tiene exceso de peso o que no le va a importar hasta que se le haga bullying.

Un saludo

Leónidas dijo...

Días buenos Vicente,

La verdad es que pienso justamente lo mism que tú y tras escuchar conversaciones de algunos. El problema va para largo. Perp bueno, ppco a poco las personas dudarán aunque sea, joder