Espartano; ¿quieres qué hable de algo?

viernes, 9 de junio de 2017

EL EFECTO REBOTE


"Comía menos, hacía más ejercicio y efectivamente bajaba de peso, pero eso solo sucedía a corto plazo. Al poco tiempo mi peso se estancaba. Cuando volvía a comer una cantidad “normal” de comida recuperaba todo lo perdido. Y así una y otra vez. Quizá alguien haya conseguido bajar de peso así, comiendo menos y haciendo más ejercicio, pero no es mi caso ni conozco a nadie que lo haya conseguido.

"Ese fracaso no es por falta de voluntad, ni por abandonar la dieta. Es porque el método no funciona para perder peso a largo plazo, es decir que no funciona para perder peso"
Comer menos y moverte más. No funciona

Os voy a contar desde mi EXPERIENCIA, y desde la de muchos conocidos.  En un PRIMER momento todas las personas bajan de peso. Dejan de consumir alcohol y de comer comida rápida. Y se apuntan a un gimnasio. 
Más que comer menos y hacer más ejercicio. Empiezan a comer mejor. Esto es un punto muy importante. Y claro en las primeras semanas se baja muchísimo de peso.


¿Qué pasa si comes menos y haces más ejercicio?

"Si comemos menos y hacemos más ejercicio, manteniendo nuestro ACTUAL METABOLISMO. ¿no adelgazaremos? Sí, sin duda. De forma gráfica, si somos capaces de comer menos sin alterar nuestro gasto energético, almacenaremos menos grasas"



"El PROBLEMA es que en el momento en que dejamos de comer nuestro METABOLISMO SE REDUCE: nuestro cuerpo pasa a consumir cada vez menos energía y no bajamos ni de cerca los kilos que queríamos bajar"
Nuestro peso se estanca: comemos menos pero nuestro cuerpo gasta menos energía y prácticamente desaparece el déficit calórico. 
Como no podemos morirnos de hambre indefinidamente, tarde o temprano comeremos una cantidad normal de comida y como nuestro metabolismo está reducido, vamos a recuperar el peso perdido (aquí)

¿Qué causa la OBESIDAD? 


“Comer menos y moverse más” es una idea sencilla pero es un engaño: nos hace creer que tenemos el control de la situación"

Exacto, por eso triunfan las aplicaciones de calorías, a las personas les encanta creer que tienen el CONTROL sobre lo que comen, pero sólo podemos determinar el alimento una vez entra en nuestra boca, luego no podemos conocer el estado de nuestro órgano ni el impacto de ciertas sustancias comestibles. Hay que centrarse en la composición y no en cantidad. Las calorías no nos dicen nada

No controlamos nuestro metabolismo comiendo azúcar y harinas

Nos quieren hacer pensar que sumando y restando la información nutricional de X alimentos podemos controlar nuestro metabolismo, pero no es así. Puesto que podemos comer menos y podemos hacer ejercicio adelgazar es solo una cuestión de voluntad. 
Nunca tenemos el control si los alimentos no son los adecuados

No tenemos el control: si comemos menos tendremos hambre, si comemos menos nuestro metabolismo se reduce, si hacemos ejercicio no solo quemamos calorías, nuestro metabolismo se puede reducir aún más y además aumenta el apetito, etc. Aunque controlemos las burbujas negra y azul en los esquemas anteriores, nadie nos dice qué va a pasar con la roja cuando la negra y la azul cambien. No tenemos el control.

2 comentarios:

novuelvoaengordar.com dijo...


Dicho por un nutricionista: "no tenemos evidencia de grado A de que la dieta hipocalórica funciona, pero si tuviéramos que esperar a tener esa evidencia nos quedaríamos con los brazos cruzados en el 99% de los casos". Así que el mensaje oficial es que la dieta hipocalórica es "lo único que funciona". Eh, pero sin prisas, que "si bajas muy deprisa luego lo recuperas". Pero saben perfectamente que la evidencia científica dice que el "poco a poco" no ha funcionado nunca.

No son más que vulgares estafadores, y lo saben. Pero la culpa es del cliente, claro. "¡Si no hacen lo que les digo no pueden esperar resultados!"

Leónidas dijo...

Días buenos, joder

A mi también lo que me gusta es la hipótessis de "cuando vuelvas a introducir los carbohidratos engordarás" pero ¿por qué hay que volver a añadirlos? ;¿Se llevan comisión?. La cuestión es siempre hablar del agua cuando estamos en el desierto. Y sí por supuesto, la culpa es siempre del cliente.

Es increíble