Espartano; ¿quieres qué hable de algo?

miércoles, 20 de diciembre de 2017

¿DE QUÉ HUMOR ESTÁS?




Tardes buenas a todos vosotros. Ya se acercan las Navidades, y me he estado fijando y veo a las personas muy, pero que muy nerviosas últimamente. Y os quería proponer una tema cotidiano de los que no se suele hablar mucho, porque todo está orientado a números que no dicen  nada de nosotros.

El CEREBRO funciona con grasas (artículos del cerebro)
Así es, y te recuerdo que en tu INTESTINO nace todo, hay muchos neurotransmisores, y muchos nervios en nuestra amada microbiota, pero no quiero irme por las ramas, quiero que me entiendas y te voy a hacer luego unas preguntas. Si estás comiendo sustancias comestibles (harinas, cereales...), va a estar comiendo no adaptado a tu genoma. Hay una conexión bidireccional entre intestino-cerebro que influye más de los que os quieren hacer creer. Os dejo enlaces.
Y puede pasar algo que no quieras que te pase que es lo siguiente, que la mucosa intestinal ceda (PERMEABILIDAD INTESTINAL), y hayan agujeritos, tus enterocitos funcionarán peor,  llegarán a la sangre, —y esas neurotoxinas— alcanzarán a tu cerebro, y al resto de órganos. ¿No queremos, eso verdad?
¿Cuando comes PASTA cómo te encuentras?
¿Cuándo comes CEREALES cómo te sientes?
¿Cuándo comes PAN qué te pasa a la hora?



Lo que comes tiene mucho que ver en tu estado de ánimo

Seguramente digas que no es para tanto que estás bien con tus lácteos, con tus cereales y con tus tostadas que a ti te sientan bien. Y todas esas mentiras que te dices para seguir comiendo a lo que eres adicto, luego tu sensibilidad a la insulina y viene la mala suerte, la genética, y llorarás, pero aunque llores ya eres resistente a la insulina, y todos tus órganos empezarán a funcionar mal. 
Te gusta jugar con fuego, hablar de calorías y ahora tenemos un problema. Seguro que ha llegado un punto en tu vida en el que haces lo mismo, y de repente, estás engordando, no es por mala suerte, ni por genética, es por irte de botellones y al telepizza todos los sábados. Tu sensibilidad a la insulina, y tu tejido graso están "dañados". 
¿Cómo puedes saber si algo funciona o no cuando no lo has probado?. Te niegas porque posiblemente lleves toda una vida comiendo bajo en grasa, y hasta ves normal estás triste, cansado o sin energía. Y no le das importancia a los dolores de cabeza que te da por la tarde. El humor junto al ESTRÉS y al poco descanso está muy ligado. 

Medita y encuéntrate mejor

Y no quiero entrar a hablar de meditar, y a recomendaros libros de conciencia, y de budismo, pero posiblemente lo haga a partir de ahora, porque tan necesario es comer comida de humano, para luego usar ese combustible en matar al ego y así poder ser jodidamente felices, pero para alcanzar ese punto, primero hay que comer comida adaptada para nosotros. Una vez ahí, nos podemos poner muy hierbas, y que nadie quebrante nuestra paz interior.

Quien te enfada te domina, y si comes azúcar, eres un esclavo de este.

No hay comentarios: